top of page

Travesía australiana: inicio de temporada en Melbourne

Dicen que hay que arrancar el año viajando, que es de buena suerte; yo estuve en Australia gracias al apoyo de Nemocón y Virviescas, una firma boutique que ofrece servicios profesionales en materia jurídica, contable, tributaria, aduanera y cambiaria, y claro está, una compañía comprometida con los deportistas colombianos. 


Emprendí vuelo el 3 de enero de Bogotá hacia Houston, pasé a Los Ángeles, fue una escala larga, y de allí seguí a Melbourne. Fueron alrededor de cuarenta horas de viaje, entre escalas y aviones, los que, por cierto, cada vez son más incómodos, así que aproveché los pocos momentos para descansar y llegar con toda la energía a mi destino. La mayoría de deportistas pasan situaciones similares, por eso la importancia de llegar con mínimo tres días de anticipación al lugar donde vas a competir, para asimilar el viaje y adaptarte al cambio de horario, que en este caso con Colombia era de 16 horas de diferencia.

 

Una vez pisé tierra, me recogió un automóvil del Australian Open, encargado también de la movilidad de los jugadores de los eventos en los que participé. Respecto al hospedaje, estos torneos sugieren un hotel, pero, a veces, no suelen ser muy económicos, por lo que, en esta ocasión, como en otros torneos, opté por un Airbnb muy cerca a las canchas, e iba de un lado a otro en bus o rodando en la silla de ruedas, me tomaba unos veinte minutos el desplazamiento, en algunas ocasiones los carros de la organización me transportaron y ahí eran solo cinco minutos. Muchos tenistas que no tienen ninguna discapacidad y quieren llegar a la élite deportiva, se la rebuscan para participar en torneos internacionales donde no todo está incluido; es la realidad de nuestro deporte en general, aunque el prize money de nuestro circuito es muy bajo, en esa parte, creo que somos privilegiados, cuando podemos tomar el paquete completo con la inscripción, sin preocupación de esa búsqueda u organización tediosa previa a un torneo, al final es una ventaja tener las dos opciones.

 

Aunque por comodidad es más fácil estar en el hotel de la organización, un Airbnb también tiene la ventaja del contacto con la gente, en esta ocasión me quedé con una familia: esposos y dos hijos. Se crearon lazos, tuve la oportunidad de invitarlos al club donde se disputó el torneo, jugué con los niños, uno de ellos con una discapacidad que no le permite estudiar en un colegio convencional, así que pude hacerlos parte de mis historias, que conocieran un poco de mi vida y al final su agradecimiento hacia mí fue infinito, y por mi parte, me queda esa alegría inmensa de haber aportado algo para sus vidas. Nemocón y Virviescas, mi patrocinador oficial, llegó a mí buscando "incentivar la sensibilidad social haciendo visible la vida de deportistas que inspiran otras vidas para alcanzar la excelencia más allá de las barreras físicas".


Al día siguiente de mi llegada a la capital del arte australiana, salí con toda la actitud a jugar; pero, cuando viajas sin equipo no es tan fácil, tienes que empezar a buscar con quién entrenar y encontrar la solución, en este caso la organización del torneo me ayudó en momentos con un sparring y la mayoría de los días entrenaba con Carlos Muro, un tenista mexicano con quien nos apoyamos durante los dos torneos. Confieso: es duro no tener un entrenador que te acompañe, en términos generales estoy acostumbrada a viajar así, pero, es algo que me gustaría cambiarlo, al menos para algunas competencias, es muy útil para lograr un entrenamiento más enfocado, analizaría la competencia desde afuera y desde ahí iría corrigiendo para llegar al cumplimiento de objetivos trazados. 

 

Por otro lado, debo decir que tomar la decisión de estar en Australia igualmente fue difícil, sabía que era un viaje muy largo y costoso, del que me podría devolver sin los puntos que buscaba con una elevada inversión, venía de un 2023 muy fuerte en competencias, con molestias físicas que se presentaron en los Parapanamericanos y Paranacionales, específicamente en el hombro y la lumbar, inicialmente descansaría para retomar con toda en febrero; al final decidimos ir a Melbourne, donde el nivel es alto, pero, había chance de hacer algunos puntos, no obstante, el principal objetivo era hacer una evaluación y trabajar sobre las metas para este año.

 

El primer torneo fue el Victorian Wheelchair Open del 8 al 12 de enero, un ITF 1 Series, en el cual, caí en primera ronda ante la francesa Emmanuelle Morch en dos sets 1-6; un marcador que no refleja el total de la realidad, el partido estuvo muy parejo, la verdad me sentí jugando bien, muchos puntos donde iba igual o arriba, pero, no lograba cerrarlos, eso genera algo de frustración, así es el tenis, igual fue un encuentro ante una rival muy buena, con experiencia y que ha venido creciendo en su nivel.

 

En el cuadro de dobles, junto a mi partner ya de muchas batallas, Meirycoll Duval (Bra), fuimos superadas por 2-6 y 0-6 por Sakhorn Khanthasit (THA) y Saki Takamuro (JPN).

 

Del 14 al 19 disputé el Melbourne Wheelchair Open, este era un ITF Super Series, por lo que, tenía jugadores de mayor nivel y la bolsa de premios más alta. En sencillos perdí ante Lucy Shuker (GBR) por 1-6 y 1-6 en la fase inicial, respecto a los dobles, en este hice dupla con la jugadora local, Hayley Slocombe, y caímos por 0-6 y 0-6 ante María Florencia Moreno (ARG) y Nalani Buob (SUI). Fue importante estos eventos para medirme nuevamente con deportistas de otras partes, la última temporada específicamente fueron sudamericanas, así que volver a competir a este nivel me dejó buenas sensaciones.

 

Durante mi participación tuve algunas complicaciones de salud y físicas, pero creo que la mejor decisión fue jugar estos torneos, al final es mejor sentir que lo buscaste y no pensar… ¿-y si lo hubiera hecho? ¡Hay que arriesgarse! Siempre te llevas cosas positivas de tus decisiones.

 

 

Y no podía dejar pasar este viaje sin estar en el Australian Open, el primer Grand Slam del año, así que en mi último día asistí al Rod Laver Arena, fue emotivo porque recordé mi paso como jugadora en el 2007 cuando pude participar y enfrentarme a la tenista en silla de ruedas que actualmente ostenta el mayor número de títulos en este certamen, Esther Vergeer. Recorrí cada espacio y presencié los partidos de Jelena Ostapenko VS Ajla Tomljanovic, y Emma Raducanu VS Yafan Wang; fue maravilloso estar allí. Salí a las dos de la mañana, llegué al Airbnb, hice maleta y regresé a casa.


Dato curioso: si pasas por Australia, una de las cosas que te gustaría ver es un canguro o un koala, puedes ir a zoológicos o parques naturales específicos, pero no suele pasar que te los encuentres en la ciudad, pero a veces quienes corremos con suerte y los vemos parados observándonos o saltando en medio del paisaje de Melbourne, el clima variante tal vez lo hizo llegar allí, la búsqueda de comida o de su manada. Cada país tiene sus costumbres, así como en la China comen perro, en Colombia algunos comen chigüiro, los australianos comen canguro, como en todas las culturas, algunos nunca lo han probado y se les hace muy triste, otros lo han probado al menos una vez y otros lo consumen de una forma regular… ¿-ustedes qué opinas de esto?

A la llegada a Bogotá, tenía programado salir a los dos días a un siguiente torneo en Estados Unidos, el Indian Wells, no obstante, como les conté, venía con molestias del 2023, aunque tuve el aval para viajar y jugar, lo cierto es que tantas horas de avión generaron que las afectaciones llegaran de nuevo a mi cuerpo, así que, una pausa, fisioterapia, recuperación y en próximas semanas nuevamente en cancha.

 

Me siento muy agradecida también con el IDRD y la UCAD (Unidad de Ciencias Aplicadas al Deporte), donde antes de mi viaje a Australia me ayudaron para irme de la mejor forma a este viaje. En estos días he estado en proceso de recuperación con el IDRD y la fisioterapeuta, Carolina Escorcia, para bajar las molestias físicas y con mi plan de entrenamiento para llegar de la mejor forma a las siguientes competencias. Ya me estoy preparando para mi siguiente gira a finales de febrero en Estados Unidos.

 

Así acaba mi primer mes del año, uno que no habría vivido sin el apoyo de Nemocón y Virviescas.

 

27 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page