top of page

Un sueño sobre ruedas

Nemocón y Virviescas Asociados, apoya el tenis colombiano. Actual patrocinador, Johana Martínez.

 

¿Cuál es la edad para empezar a cumplir los sueños? ...Yo me convertí en deportista adaptada de alto rendimiento cuando tenía 23 años, algo “mayor” para los estándares que se dan en el ámbito deportivo, pero aquí estoy, representando a Colombia y Bogotá en diferentes competencias nacionales e internacionales. Soy Johana Martínez y compartiré en este blog mis vivencias como tenista en silla de ruedas.


Entrenar, viajar y estar en cada competencia requiere de mucho esfuerzo y sacrificios, pero cuando tienes el apoyo de instituciones como Nemocón & Virviescas Asociados, más deportistas como yo logramos cumplir nuestras metas. “Desde la constitución de la sociedad se traza el propósito de apoyar el deporte como fuente de excelencia para alcanzar un tejido social fuerte”: expresan desde la compañía.



Mujer jugando tenis en silla de ruedas
Johana Martinez - Nemocon & Viviescas Asociados

He participado en tres ediciones de los Juegos Paralímpicos (Beijing 2008, Londres 2012 y Tokio 2020) y cinco en Juegos Parapanamericanos (Rio 2007, con medalla de bronce en sencillos; Guadalajara 2011, plata en dobles; Toronto 2015, plata en dobles; Lima 2019, plata en dobles y Santiago 2023, bronce en dobles), en torneos ITF, ostento 25 títulos en sencillos y 27 en dobles. Cada uno de estos triunfos fueron trabajados, sé que la competencia cada vez es mas fuerte, mi objetivo es seguir manteniéndome activa en el circuito, mejorando cada vez más mi nivel de acuerdo a mis condiciones y me encantaría participar en Paris 2024, por eso me preparo, entreno de lunes a viernes con el equipo de Bogotá, dependiendo la temporada, hacemos tenis dos o tres horas diarias, aparte de la preparación física tres veces a la semana. "La energía y la persistencia conquistan todas las cosas": Benjamín Franklin.


Deben saber que puedo caminar sin ayuda en mi vida cotidiana, pero cuando entro a la cancha me transformo, aparece la silla de ruedas que se convierte en una extensión de mi cuerpo y entonces somos ella y yo buscando llegar más lejos. El porqué de competir en silla se debe a que tengo secuelas de parálisis cerebral por falta de oxígeno al momento de nacer, lo que me afecta la parte izquierda del cuerpo, especialmente la marcha, siendo elegible para jugar en esta modalidad.


El tenis en silla de ruedas nació en el año 1976 de las manos del estadounidense Brad Parks, un joven de 18 años quien luego de un accidente en medio de una práctica de esquí y sufrir una parálisis, encontró en el tenis de campo una terapia de rehabilitación, pero también visualizó lo que podría ser esta práctica, así se encargó de promover y llevar el tenis por todo el mundo. Actualmente, se organizan torneos en más de 40 países, incluido Colombia. Historia del tenis en silla de ruedas.


Vale la pena aclarar que, para ser incluido como tenista en silla de ruedas y competir en la división Open “el jugador deberán sufrir una deficiencia física permanente de la cual resulte una pérdida sustancial de función en una o ambas extremidades inferiores” como indica esta nota del los Juegos Paralímpicos 2020.


Yo empecé a jugar tenis cuando no lo esperaba, pero sí lo anhelaba. Mamá practicaba, yo también quería. En el 2003 cuando mi único entrenamiento era golpear la bola ante el muro, puesto que, no podía correr como los demás, apareció en mi vida, Fabio Padilla, tenista adaptado, el mejor en esa época, quien creyó que yo podía jugar en esa modalidad, me invitó a sentarme en la silla, no fue fácil, no podía moverme al inicio, pero persistí y lo logré. En diciembre del mismo año, Fabio me llevó a un torneo y con cero expectativas de mi parte, alcancé el título en sencillos y dobles, desde entonces he tenido la fortuna de levantar muchos trofeos. Siendo administradora deportiva titulada, sin dudarlo, decidí dedicarme a ser deportista de alto rendimiento, como desde niña lo soñé.


No obstante, entender que muchas personas con alguna condición especial como la mía pueden respirar este deporte, me permitió ver que mi labor va más allá de lo que yo pudiese dar en las canchas. En el año 2005, después de haber participado en un campamento de entrenamiento por un mes y entrar al ranking internacional, regresé a Colombia con la motivación de fortalecer este deporte en mi país, por eso, mi proyecto de grado se enfocó en traer al entrenador holandés, Aad Zwaan, y así, impulsar el tenis en silla de ruedas y buscar nuevos talentos que posteriormente nos permitieran ir a un mundial por equipos, -otro sueño en mente-. En ese tiempo, visitamos varias ciudades y en Bogotá hicimos un campamento especial para el centro de rehabilitación Cirec, en este apareció una niña de 8 años con amputación de uno de sus miembros inferiores, ese día hicimos la actividad y recuerdo que le dije: “tú puedes llegar a ser la No.1 del mundo”, el resto ya es la historia de María Angélica Bernal, la mejor tenista adaptada que ha tenido nuestro país gracias a su compromiso y el de su equipo.


Han sido muchos años promoviendo el tenis en silla de ruedas en nuestro país de diferentes maneras, en medio de la pandemia, nació la Fundación Ganbare, a través de la cual puedo seguir aportando no solo para el tenis sino también para otros deportes, es una manera de ofrecerle a los deportistas las oportunidades que yo siempre quise como atleta para desarrollar el máximo potencial, sin perder el enfoque por situaciones ajenas a la carrera deportiva. Con la Fundación, logramos establecer una gira de tres torneos ITF Futures Series, una oportunidad única para quienes no pueden salir del país a competir.


Yo por mi parte, ahora tengo la fortuna de cruzarme en mi camino a gente apasionada por este deporte y con ganas de contribuir; Nemocón y Virviescas Asociados, una compañía que proporciona a personas naturales y jurídicas servicios profesionales en materia contable, jurídica, tributaria, aduanera y cambiaria, para cumplir oportunamente con sus obligaciones fiscales y legales; ahora van más allá de las leyes y le apuestan a trabajar por el deporte, dando su aporte para que yo vaya tras mis sueños.


“El propósito de patrocinar a Johana desde Nemocón y Virviescas Aosciados, es incentivar la sensibilidad social haciendo visible la vida de deportistas que inspiran otras vidas para alcanzar la excelencia más allá de las barreras físicas”: añaden desde la firma.


El tenis en silla de ruedas tiene emociones desbordadas, deben ver cómo nos movemos en la cancha: una mano da la movilidad sujetando la silla todo el tiempo y la otra empuña la raqueta, una de las cosas que cuestan más al principio, trasladándonos en dos ruedas para llegar a la pelota y ganar un punto, un game, un set, un partido y conquistar la gloria para tu país.


No tengan límites, arriésguense y crean que todo es posible. Finalizo agradeciendo a mi familia, mi guía y fortaleza en estos años de inmersión en el deporte blanco, y a todos los que han creído en mí y me han apoyado de diferentes maneras.


63 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page